Todos chocamos la Ferrari alguna vez [Cristian Rojas]

http://www.labandadelmonored.com/wp-content/uploads/2016/08/goblin-warbuggy-580x402.jpghttp://www.labandadelmonored.com/wp-content/uploads/2016/08/goblin-warbuggy-580x402.jpghttp://www.labandadelmonored.com/wp-content/uploads/2016/08/goblin-warbuggy-580x402.jpghttp://www.labandadelmonored.com/wp-content/uploads/2016/08/goblin-warbuggy-580x402.jpgTodos chocamos la Ferrari alguna vez  [Cristian Rojas]

Bueno… eso no salió como yo esperaba…

La ultima vez que escribí para este sitio, hablé de la importancia de tomar riesgos. Tanto en Magic como en la vida. Lo hice bajo la premisa de haber logrado adquirir una excelente oportunidad: la posibilidad de trasmitir en vivo un evento único (primero en su tipo) a la comunidad de jugadores de Latinoamérica. Específicamente a la porción, no menor, de gente que habla español.

Pero todo salió mal. Como dice la buena gente de La Banda del Monored “choqué la Ferrari”.

La previa

Todo partió algunos días antes del evento. Me encantaría escribir algo como “la vida tomó su curso y no dejó que me tomara el tiempo necesario para preparar algo”. Pero siendo duro y dolorosamente honesto, puedo decir que la verdad es que simplemente dejé que pasaran los días. El exceso de confianza que tenía me dio una falsa tranquilidad.

“Por supuesto que podré trasmitir lo que sucede, no es la primera vez que hago algo como esto” (es lo más próximo a “¿qué es lo peor que podría pasar?” que alguna vez he dicho).

Los días pasaron y me encontré la última tarde consiguiendo los elementos necesarios para hacer la transmisión. Contrario a la lógica que indica este articulo, sí logré conseguir todo, y de una calidad bastante decente debo añadir. Micrófono profesional, cámara de alta definición, más una segunda cámara de full HD. Un equipo capaz de hacer un trabajo de calidad decente. Mucho más de lo que esperaba.

trash-for-treasure

Pero ahí cae mi error, como un jugador que recibió el “mejor mazo” para el evento la noche anterior, confié demasiado en la herramienta y trabaje poco en su ejecución. No por tener las mejores cartas para un evento significa que ganaras de inmediato. Un torneo requiere tiempo de práctica, algo de dedicación, hacer test, ver que sucedería en la mayor parte de escenarios y tener al menos, algún plan de salida en caso de que algo salga mal.

En mi pequeña historia de jugador, los pocos logros que tengo bajo mi cinturón han venido de la mano de una preparación intensa, conocer mi mazo como si fuera una parte de mi, al punto tal que puedo dejar mi cerebro en sus funciones mínimas y confiar en la intuición adquirida por la experiencia y los datos. ¿Cuántas veces has sacado tus primeras 7 cartas de ese mazo que has jugado por semanas y te has dicho a ti mismo sin pensarlo “esta es una mala mano”? O mejor aún, “sólo tengo una tierra pero sé que viene una después” y por alguna extraña razón estabas en lo correcto. Eso es la suma de todas tus experiencias con ese deck expresándose en tu intuición, es un gran tema que algún día escribiré de forma más profunda.

El desastre

En este caso, mi derrota fue exactamente por no poner el esfuerzo. El día del evento fue un día como cualquier otro, llegaron las estrellas, llegó la caja de Conspiracy hicimos las entrevistas previas en Facebook Live, tiramos humo, la gente estaba animada, llegó el momento del draft…

goblin-artisans

– “Facebook no logra conectar el stream, por favor inténtelo de nuevo o revise su conexión”

– “¿… perdón?”

Mientras un sudor frío corría por mi espalda, intenté nuevamente.

– “Facebook no logra conectar…”

El frío se trasformó en una calurosa rabia. Intenté nuevamente.

– “… no logra conectar…”

Miré a mi alrededor. No lograba entender que pasaba. Todo estaba bien antes, cuando la gente estaba llegando logré hacer todo, ahora que estaba lleno no podía hacer nada… Ahí, en un silencio personal, bajo el caos que corría alrededor mío entendí. “Es la gente” pensé, “hay mucha gente usando el internet ahora, no contemplé que el evento fuera popular y me quedara sin internet por repartirlo entre 80 personas”.

Mientras eso sucedía, el draft corría de forma normal. Otros canales (que irónicamente llegaron después pero se conectaron primero) hacían sus streams. La gente sacaba fotos, selfies, repartían las novedades por sus cuentas y amigos y yo ahí, cortado, fuera de la fiesta por demorarme al ajustar mi “súper equipo de transmisión”.

Choqué la Ferrari. La choqué feo…

Las consecuencias

Por un segundo me sentí enormemente engañado, ¿por qué no logro ganar con esto? Tenia el mejor equipo, era el dueño del auto más grande, el mejor mazo. ¿Por qué estas personas logran hacer lo suyo y yo no? El jugador con el mejor mazo perdía ante un niño con su mazo de colegio. Me sentí arrebatado de un derecho casi divino. ¿Por qué no logré lo que quería? ¡OBVIAMENTE LO MERECÍA!

– «¿… y por qué lo merecías? A ver, explícate…»

Mi propio cerebro atrapó a mi emoción desnuda y con una simple pregunta la botó al suelo: ¿por qué merecía hacer lo que quería hacer y ellos no? ¿Por qué el chico que juega con un mal mazo, pero todos los días con él, tenía que perder por obligación contra el “mazo de moda”?

No hay respuesta porque no existe. No hay “merecimiento”. Sólo hay “preparación y esfuerzo” dos cosas que esta vez, no traje a la mesa y el precio fue quedarme fuera de las transmisiones.

mogg-fanatic1

Verán, los que siguen el grupo de La Banda saben que puedo hacer un buen trabajo con poco. Solo necesitaba fotos y un teclado para trasmitir energía y contexto a muchas cosas (hay gente que aún me recuerda lo mucho que les gustó el reporte de La Banda en el GP de Sao Paulo). ¿Por qué no usé eso? Tenía mis herramientas, mi mazo, pero lo dejé de lado por la “cosa nueva y brillante” y por un minuto pensé que eso era sinónimo de un buen desempeño. Déjenme decirles que eso es una mentira.

Magic y la vida tienen mucho en común. Pero una de las cosas que yo considero centrales es que en ambas puedes hacer todo mal y aún ganar y también puedes hacer todo bien y aún perder. Por supuesto que podría haber hecho un trabajo mejor y tener el mismo resultado. También pude poner menos esfuerzo y haber conseguido todos mis objetivos. Pero sólo la preparación y conocer tus herramientas bien pueden darte una chance cuando todo va mal y estás perdiendo, saber de lo que eres capaz y de lo que no te da tiempo para actuar y no gastarlo en pánico. Te permite poder ser flexible cuando el plan A no resulta y ser más creativo ante la adversidad.

Nada remplaza el trabajo y el conocimiento. Ni el equipo más caro, ni el mazo más de moda.

Y así paso, el draft estaba llegando a su fin y yo perdido pensando que hacer. Irónicamente mi respuesta fue abandonar todo el equipo nuevo y volver a tomar mi conocido celular, tomar fotos, escribir algunas cosas y entremedio lograr trasmitir desde ahí un poco de video. Pesándolo mejor días después con la cabeza fría, podría haber cambiado de plataforma, cambiar la resolución de la transmisión. En fin, varias cosas que hubieran logrado no chocar de forma tan grave en algo que, al menos para mi, era extremadamente importante.

Después del evento, aún cargando una sensación de humillación y derrota enorme, los Youtubers brasileros se acercaban a mí sólo para darme su pésame. Después de darme cuenta lo que estaba sucediendo, decidí secar mis lagrimas internas y hacer lo mejor que pudiera con lo poco que me quedaba. Saqué mi vieja cámara y empecé a grabar. Si no podía transmitir en vivo, al menos tendría un video para el final de la semana.

Una luz al final del túnel

Luego de terminar la nota y cuando el evento moría, la Community Manager de Wizards se acercó a mí y me dijo “lo que tú debes hacer es tener tu propio canal, haz videos o escribe, tienes talento, pero sobre todo tienes una pasión que todos pudimos notar, independiente de los resultados, no dejes que esa llama se apague, pero apégate a tus fortalezas, ahí tendrás una voz propia”.

Tunnel

Aún no sé si era un premio de consuelo, un acto de lástima o una señal. Pero en ese momento decidí, caminando solo en la noche de Sao Paulo, que no podía dejar que esto terminara aquí. Así que si me permiten, voy a escribir, voy a hacer más contenido, voy a compartir mis experiencias y sí. Me voy a apegar a mi mazo y cuando quiera jugar algo nuevo, me voy a dar el trabajo de conocerlo primero.

Hasta la próxima y nuevamente gracias a La Banda del Monored por este espacio.

Dejanos tu comentario o te comes 3 a la cara

Descripción del autor

Cristian Eduardo Rojas Mora

Cristian Eduardo Rojas Mora